Ven a Conocernos

Intentaremos hacerte sentir como en casa.

 Imagina entrar en un centro veterinario y escuchar tan solo voces amigables y por supuesto ronroneos en estéreo...

La Clínica Veterinaria Neko quiere daros la bienvenida a sus  instalaciones, donde tú y tus gatos podréis encontrar la mejor atención y equipo veterinario y el trato que estábais buscando.

Durante muchos años nos hemos especializado  en el area de la medicina y comportamiento felino, proporcionando los cuidados y tratamientos mas avanzados. Encontraréis todos los medios para que vuestra visita sea agradable y relajada.

 Clínica Veterinaria Neko ·   Calle los Robles, 7, Alcorcón ·  912 36 80 23
  PIDE TU CITA ·   L-V 10:30-14 y 17-20 S 10:30-13:30

Lipidosis hepatica felina: cuando el gato deja de comer

¿Por qué es peligroso que el gato pase varios dias sin comer?

 

La lipidosis hepática es la acumulación de lípidos (grasas) dentro del hígado, provocando una retención de bilis e insuficiencia hepática, que puede ocasionar la muerte del animal.

Este proceso puede ocurrir espontáneamente (sobre todo en gatos obesos), pero lo más común es que se deba a un ayuno más o menos prolongado. Hay muchos motivos que pueden hacer que un gato deje de comer:

– Dolor (golpes, heridas, faringitis, cirugías, artrosis)

– Stress (cambios en casa o en la comida, ausencia del dueño, abandono, residencias…)

– Fiebre

– Gastroenteritis

– Estreñimiento

 

En general en cualquier enfermedad felina unos de los primeros signos es que el gato deje de comer.

 

gato gordito

Hay ciertos animales que tienen mayor riesgo de desarrollar lipidosis:

– animales obesos

– se ha visto una mayor presentación en hembras

– gatos adultos alimentados con latas

 

Como consecuencia de la falta de nutrientes que ocasiona esa anorexia, el cuerpo empieza a usar las reservas del organismo. Comienza a mover las grasas de los lugares de acumulación hacia el hígado, para ser digeridos. El problema es que al hígado se le acumula el trabajo y las grasas se empiezan a acumular, pero existe un deficit proteico impidiendo que funcione correctamente y que ocasiona que no puedan movilizarse esos lipidos fuera del higado. Se inicia entonces un circulo vicioso: el hígado cada vez funciona peor, digiere menos, con lo que se acumula más grasa, que empeora más aun la función hepática, y así sucesivamente, produciendo un fallo hepático.

 

ictericiaLos síntomas son similares a otras enfermedades hepáticas, el antecedente es que el gato tuviera anorexia:

– anorexia

– adelgazamiento

– ictericia (mucosas amarillentas o naranjas)

– vómitos

– encefalopatía: el hígado no elimina toxinas, como el amoniaco, y este acumulo afecta al cerebro, los animales están como idos, temblores…

– aumento tamaño hígado

 

 

Los análisis de sangre pueden estar normales o verse anemia, aumento de algunas enzimas hepáticas (fosfatasa alcalina sobre todo)  y aumento de bilirrubina en sangre y en orina. Puede subir el amoniaco en sangre (dando síntomas de encefalopatía). Va a menudo unida a colangitis, enteritis y pancreatitis.

 

Si se realiza una biopsia hepática, se vera un hígado amarillo, presentándose grasoso al tacto (como foiegras). El examen microscópico revelara grandes vesículas de lípidos invadiendo las células hepáticas.

img 3776 optEl tratamiento de esta grave enfermedad es complejo. Se basa en administrar una dieta rica en proteínas de alta digestibilidad y hipercalórica, para cubrir las necesidades del gato. El problema es que como no quieren comer, no suele bastar con una alimentación a mano. Normalmente hay que dar el alimento por una sonda que va de la nariz al estomago o directamente al esofago por cirugía. El tubo del esofago se deja todo el tiempo que dure el tratamiento, hasta que el gato vuelva a comer por si solo.

 

A parte de la alimentación, a menudo hay que controlar los vómitos, deshidratación, encefalopatías… con sueros y medicaciones adecuadas.

 

 

Desgraciadamente y a pesar del tratamiento esta enfermedad tiene un grado de mortalidad muy elevado, por lo que lo mejor es adoptar medidas de prevención para evitar que nuestros queridos animales lleguen a ese estado:

 

1. Prevenir la obesidad: regular la cantidad de pienso suministrado y limitar la ingesta de comida húmeda.

 

2. Reducir el peso de los gatos obesos siempre con lentitud.

 

3. Vigilar la alimentación en periodos de stress, convalecencia, enfermedad.

ONE COMMENT

  • Anna Maria dice:

    Muchas gracias por el artìculo,que explica de forma muy concreta.Lamentablemente mis sospechas respecto a la grave enfermedad de mi gato se confirmaron. Mañana ya viene la veterinaria a verlo en casa,pero queria estar preparada. De todos modos tengo mucha fè en Dios y mucho amor para cuidarlo e tiempo que sea necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¡Síguenos!

Especialistas en Medicina Felina

ismf
clínica veterinaria neko gemfe

Clínica Veterinaria Neko

Calle Los Robles, 7

28922 Alcorcón, Madrid

912 36 80 23

Horario Clínica

Te esperamos de lunes a Viernes de 10:30 a 14:00 y de 17:00 a 20:00. También los sábados de 10:30 a 13:30.

Contacta